Teatro

 

Se encuentran después de dos meses en un viaje que habían pagado antes de su separación, pero que habían deseado desde que se conocieron a los siete años: la luna. “Te quiero hasta la luna” es una comedia romántica tierna, dulce, con canciones y guiños de humor.

 

Por Patricia Di Salvo

 

Alicia, artista recién divorciada,  se muda a una casa sin luz y sin gas.

 Por Fernanda Blanco

 

La compañía Circo Negro cumple sus primeros diez años y decide festejarlo en el Club de Trapecistas con “Aniversario”, que ya se va pero que vuelve en unos meses.

 

Un homenaje a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota hecho Musical, un ganado que repudia toda dominación inclusive cuando se sabe en ella, una puesta preciosa desde lo acústico y visual, un Mundo Redondo que se presenta por unas pocas funciones en Border, el primer teatro sustentable del país.

 Por Fernanda Blanco

 

Casi una historia de amor, casi un drama, casi una comedia, o tal vez un poco de esas tres. “Sólo hay ligación sin la complementariedad es exacta” de Ignacio Torres, se puede ir a ver los sábados en el teatro Anfitrión.

 

Por Fernanda Blanco

 

Del 20 de febrero al 16 de abril sucede el 7º Ciclo de Teatro de Títeres y Objetos en el Centro Cultural de la Cooperación (CCC) y dentro de sus múltiples e interesantes ofertas, tenemos el placer de poder ver “Marionetas Orsini”, un espectáculo de títeres y objetos para adultos por demás conmovedor.

 

Una cita con canciones de entre la década del 60 y 80, canciones que nos negamos a amar, que cantamos en soledad, que no vienen solas sino con recuerdos, anécdotas y perlitas, canciones que vuelven todo “Simple” en el Teatro La Comedia.

 

Del 12 al 14 de Diciembre, el Galpón de Guevara dio lugar al Festival Internacional de Circo Independiente, donde tuvimos la suerte de ver “Povnia” de Lila Monti (Argentina), un espectáculo unipersonal de clown.

 

Las posibilidades arriba del escenario son infinitas, cuando se apagan la luces y se cierran las puertas, todo se vuelve posible si uno está dispuesto, y “El hambre de los artistas”, bajo la autoría y dirección de Alberto Ajaka, nos permite jugar con estas posibilidades.